¿Tienes un barco? Asegura tus viajes a bordo

El seguro de barco es una póliza que cubre los datos tanto materiales como personales, propios y a terceros, que se deriven del uso o la propiedad de una embarcación. Una embarcación está expuesta a un gran número de riesgos ya que el mar es impredecible: incendio, hundimiento, colisión con objetos fijos o flotantes, acto vandálico.

El seguro náutico funciona de manera muy similar al seguro de coche. En base a la normativa vigente, existe la obligación de contratar el conocido popularmente como seguro a terceros que, tal y como su propio nombre indica, cubre los daños materiales y personales ocasionados a terceros por el manejo o la propiedad del barco. Por lo tanto, la garantía básica de la póliza es la Responsabilidad Civil Obligatoria.

¿Cuáles son las coberturas?

Además del seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria, el propietario de la embarcación puede contratar las coberturas complementarias que considere necesarias:

  • Responsabilidad Civil Ampliada: el tomador del seguro tiene la posibilidad de ampliar los límites económicos fijados por ley. Además, cubre la Responsabilidad Civil del barco mientras está en tierra firme y la operación de su puesta a flote en el agua.
  • Asistencia marítima y salvamento: sin lugar a dudas, es una cobertura cuya contratación está 100% recomendada. Cubre los costes derivados del remolque de la embarcación ante la posibilidad de destrucción o de hundimiento de esta. De no tener esta cobertura incluida en la póliza, el equipo de salvamento remitirá la factura del rescate al propietario de la embarcación, cuyo importe puede ascender a varios miles de euros.
  • Efectos personales: otra de las coberturas más interesantes es la de los efectos personales. El tomador puede asegurar todos sus efectos personales frente a los riesgos de daños, robo o pérdida total.
  • Abandono y pérdida del barco: la cobertura de abandono y pérdida del barco asegurado cubre la pérdida a consecuencia de un determinado suceso, como un robo o una tormenta en el mar.
  • Asistencia en viaje: al igual que sucede al contratar un seguro de coche, se puede añadir la cobertura de asistencia en viaje en la póliza del barco. De esta manera, si ocurre algún accidente que cubra la compañía, todos los gastos derivados están cubiertos, también en el extranjero.
  • Defensa jurídica: y, por último, si el asegurado necesita defensa jurídica, la compañía aseguradora le proporciona esta garantía para reclamar los daños que haya sufrido, personales y materiales.

Cuando se contrata un seguro para embarcaciones, hay varios aspectos que conviene tener en cuenta. La mayor parte del tiempo los barcos están amarrados en el puerto, así que las coberturas incluyen los daños contratados en la póliza.

Por lo tanto, si el barco está amarrado en el puerto y sufre daños por un temporal, la compañía aseguradora se hace cargo de los costes derivados de la reparación de las velas. Sin embargo, si el propietario sale a navegar con temporal y la embarcación sufre daños, se considera una negligencia al tratarse de algo previsible, no de un siniestro.

La contratación del seguro para barcos es obligatoria, de forma que navegar sin esta póliza es sancionable. En la mayoría de los puertos deportivos se exige la póliza para que la embarcación entre en las instalaciones.

Y, por último, cabe destacar que, para participar en regatas, pruebas, entrenamientos o competiciones con la embarcación, hay que contratar seguro especial.

Si tienes un barco en propiedad y quieres contratar el mejor seguro, en Generación Plus somos una correduría de seguros que te ayudamos a encontrar la mejor póliza en base a tus necesidades e intereses.






Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.