Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Si fueras alpinista, ¿a quién atarías a la cuerda?

Para los amantes de los deportes de invierno el hielo y la nieve es como el oxigeno para el resto de la humanidad: en patines sobre hielo por Finlandia, conducir un trineo tirado de perros sobre un glaciar por Alaska o lanzarte en un bobslead en Canadá son aquellos deportes que encienden los más internos deseos de aquellos que les gusta la práctica de deportes de invierno.

Pero para aquellos que no quieren irse a lugares tan lejanos, en la península podemos disfrutar del esquí o el snowboard en algunas de las mejores estaciones de esquí del mundo.

Aunque detrás de todos los deportes de invierno existen algunas estadísticas que te pueden llenar la atención y que seguro que no conocías:

¿Sabes que se producen una media de 3 lesiones por cada 1000 esquiadores al día?  Tampoco hay que asustarse, la realidad es que casi todas ellas son la consecuencia de la falta de práctica o de pura inexperiencia.

También un dato interesante es que las lesiones más importantes en esquí suelen afectar a la rodilla, porque como podemos imaginar es la parte del cuerpo que recibe una mayor presión cuando esquiamos.

Pero nada de todo esto debe quitarte las ganas de esquiar, un buen equipamiento, adecuada ropa de abrigo y un buen instructor harán que todo sea mucho más tranquilo y divertido de lo que pensamos.

Esquiar es deporte de riesgo

En contra de la creencia de la mayoría de la población, el esquí está considerado como un deporte de riesgo. Las estadísticas no mienten.

Por eso, es más que recomendable tener un seguro que se adecue a tus rutinas en la nieve: aquellos que están cada fin de semana en las pistas, los que van un par de veces por temporada o aquellos que solamente lo harán en una ocasión.

Los elementos primordiales de tu seguro para estar tranquilo esquiando son: que incluya todo lo relacionado con gastos médicos (tanto del accidente como enfermedad), responsabilidad civil (no sabes los daños que puedes llegar a ocasionar o si tendrás un accidente contra otra persona), y protección del equipaje (el robo o la perdida de equipaje es un clásico, y el equipo de esquiar es caro).

Muchas corredurías te recomendarán el rescate en pista. Lo cierto es que suele ser raro que se llegue a producir, pero si eres de los que prefiere tener todo cubierto, es un elemento a tener en cuenta, ante todo para aquellos que van en busca de nieve a otros países.

Antes de acabar, queremos darte algunos extra más, por ejemplo, que en tu jornada de nieve desayunes bien y fuerte, que lleves frutos secos por si necesitas energía extra y que por nada del mundo te olvides los protectores para la piel, puedes acabar con una quemada con la nueve de aquellas feas.

Por cierto, si yo fuera alpinista, contestaría al titular de este artículo atándome a la cuerda de un buen seguro.




Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

Te llamamos

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.