¿Qué ocurre con el dinero del seguro cuando el asegurado fallece?

La pandemia del coronavirus ha provocado que las cifras de fallecidos en España sean cuanto menos dramáticas. Más allá del Covid-19, muchas personas han fallecido de enfermedades que en ocasiones ni siquiera les han diagnosticado por la saturación del sistema sanitario.

Al dolor emocional que supone la pérdida de un ser querido hay que sumar que en muchos casos los ingresos principales de la familia desaparecen de un día para otro mientras los gastos mensuales continúan existiendo: préstamo hipotecario, luz, gas,comida… Por este motivo es tan importante contratar un seguro de vida, de tal manera que tras el fallecimiento del asegurado los beneficiarios cobren una indemnización. También protege al asegurado si sufre una invalidez permanente.

Es importante señalar que la indemnización del seguro de vida que se obtiene tras el fallecimiento del asegurado no forma parte de la herencia. A la hora de contratar la póliza, el asegurado puede designar a uno o varios beneficiarios (personas físicas o jurídicas), quienes tienen garantizada una determinada cantidad económica. Sin embargo, esta cantidad nunca ha formado parte del patrimonio del fallecido y, por lo tanto, no forma parte de la herencia. ¿Qué quiere decir esto? Que por un lado se lleva a cabo el trámite de la herencia y, por otro lado, los beneficiarios del seguro de vida reciben el dinero que les corresponda.

Ahora bien, existe una excepción a la norma: si en la póliza no hay ningún beneficiario designado ni ninguna regla para designarlo, entonces sí se integra en la herencia del fallecido.

Beneficiarios del seguro de vida

Si estás interesado en contratar un seguro de vida, debes saber que puedes designar a la persona o personas que quieras como beneficiarias. No es necesario que tengan relación de parentesco contigo, de manera que también puede ser un amigo. Es importante que pienses muy bien a quiénes vas a designar como beneficiarios ya que si tu falleces el capital que reciban va a ayudarles para suplir la pérdida de ingresos.

A la hora de designar a los beneficiarios en la póliza, tienes dos opciones: definirlos de manera expresa indicando su nombre y apellidos o hacer que aparezcan de manera genérica señalando cuál es tu relación de parentesco con ellos (hijos, cónyuge…).

Algo muy importante a tener en cuenta es que si designas de manera genérica a tu cónyuge como beneficiario, el capital lo percibirá el cónyuge que tengas en el momento en el que contratas la póliza, no en el que falleces. Ahora bien, en el caso de los hijos, todos los descendientes con derecho a herencia recibirán la cantidad económica que les corresponda, independientemente de si nacieron antes o después de contratar el seguro de vida.

Tú eres el tomador y puedes cambiar los beneficiarios de la póliza en cualquier momento, sin que la persona asegurada tenga que dar su consentimiento. En caso de que designes a varios beneficiarios, el reparto del capital entre ellos se realizará de manera proporcional, a no ser que tú hayas especificado un tipo de reparto distinto.

Si haces la designación de forma genérica a tus herederos, entonces sí tienes que saber que la distribución del capital no será proporcional. Cada uno de los herederos recibirá el capital según la proporción de la herencia que le corresponda si tú no indicas otra manera de reparto.

En Generación Plus somos una compañía aseguradora de confianza y calidad en la que puedes contratar tu seguro de vida de forma rápida y sin letra pequeña. Para cualquier tipo de duda, estaremos encantados de atenderte.






Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

Te llamamos

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.