Protégete como propietario del impago del alquiler

Si tienes un piso en propiedad que quieres alquilar para sacarle rentabilidad, lo primero que debes saber es que el número de inquilinos morosos ha aumentado de manera exponencial en los últimos cinco años, sobre todo desde el inicio de la pandemia del Covid-19. Ahora bien, en Generación Plus, como correduría de calidad y confianza, podemos ayudarte a protegerte del impago del alquiler con un buen seguro.

El hecho de que el arrendatario deje de pagar la renta es una situación muy grave, que puede poner en serio riesgo tu economía si por ejemplo destinas el dinero que recibes del alquiler al pago de la hipoteca. Además, si no consigues llegar a un acuerdo amistoso, te verás obligado a contratar a un abogado y a un procurador para presentar la demanda de desahucio por impago de alquiler e iniciar un proceso judicial que se demorará varios meses.

Seguro de impago de alquiler

Si quieres evitar una situación como esta, te recomendamos al 100% la contratación de un seguro de impago de alquiler. Tal y como su propio nombre indica, se trata de una póliza con la que, en caso de que tu inquilino no te pague la renta, recibirás el dinero correspondiente por parte de la compañía aseguradora hasta un máximo de X mensualidades, según la prima que pagues. Además, si el arrendatario moroso, al abandonar la vivienda ha causado desperfectos en la misma, algo muy común, la compañía aseguradora también te compensa por los daños.

Por lo tanto, con un seguro de impago de alquiler tienes acceso a diferentes garantías vinculadas con la defensa y protección de tus intereses como propietario y arrendador del inmueble. Las coberturas son las siguientes:

  • En caso de impago por parte del arrendatario, la compañía aseguradora asume el importe total de las rentas impagadas hasta el límite temporal establecido en el contrato.
  • La compañía aseguradora, mediante abogados especializados en el impago del alquiler, se encargará de reclamarle al inquilino las rentas impagadas, antes incluso de que exista condena por impago o sentencia de desahucio por parte del Juzgado.
  • Una de las coberturas más interesante es la reclamación de los daños materiales o desperfectos ocasionados por el arrendatario antes de abandonar la vivienda. En algunos casos, la compañía aseguradora también cubre los daños hasta el límite establecido en la póliza.
  • A todo esto, hay que sumar el servicio de asistencia jurídica que te permite realizar todo tipo de consultas sobre cuáles son tus obligaciones y derechos.

¿Cuáles son los requisitos?

Para poder contratar un seguro de impago de alquiler, la compañía aseguradora analiza la solvencia financiera del inquilino. Un requisito lógico, teniendo en cuenta que, en caso de que el arrendatario no pague la renta, la compañía aseguradora va a tener que responder por él.

Por lo tanto, siempre se hace un estudio de viabilidad económica del inquilino. Si es un trabajador por cuenta ajena, debe aportar las dos últimas nóminas para comprobar cuáles son sus ingresos y la antigüedad en la empresa. Si es un trabajador autónomo, se le piden las dos últimas declaraciones trimestrales del IVA y la última declaración del IRPF. Si el arrendatario es un pensionista, los documentos exigidos son la documentación que justifica su condición de pensionista y los extractos bancarios que prueban los ingresos mensuales.

Gracias al seguro de impago de alquiler, tendrás la seguridad y tranquilidad de que vas a recibir el dinero correspondiente al alquiler. Si en algún momento el inquilino deja de cumplir con su obligación, la compañía aseguradora se encargará de las gestiones de reclamación de las rentas pendientes y, si el arrendatario sigue sin pagar, asumirá el importe correspondiente.






Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.