Consejos para conducir con nieve

En los meses de invierno es importante prestar especial atención a la meteorología a la hora de salir a la carretera. Cuando nieva la principal recomendación es la de evitar los desplazamientos, pero hay ocasiones en las que éstos son imprescindibles, por ejemplo para ir a trabajar. A continuación hemos recogido los principales consejos para conducir con nieve de forma segura, sin ponerte en peligro a ti ni al resto de conductores de la vía.

Puesta a punto

Antes de que llegue la temporada invernal conviene hacerle una revisión en profundidad del vehículo. En el taller deben comprobar que los líquidos están en los niveles adecuados, así como que la dirección y los frenos se encuentran en perfecto estado. ¿Conviene poner neumáticos de nieve? Depende básicamente de dónde vivas. Si es una zona montañosa en la que nieva con frecuencia, sí. Son neumáticos cuyo dibujo tiene una profundidad de al menos 1,6 milímetros y, por lo tanto, ayudan a evitar los derrapes y deslizamientos.

Conducción suave

Como resulta lógico, lo más importante cuando hay nieve en la carretera es conducir de forma suave, evitando los volantazos y los movimientos bruscos. Derrapar en estas condiciones es muy sencillo, incluso si no vas a una velocidad excesiva. Si no puedes evitar que derrape, utiliza los frenos con suavidad y trata de mantener la trayectoria del vehículo haciendo moviendo el volante con suavidad. 

Marchas largas

Uno de los consejos más importantes para conducir con nieve es el de utilizar marchas largas para que el nivel de revoluciones sea lo más bajo posible. De esta manera evitas que el coche sufra pérdidas de tracción por exceso de fuerza.

Depósito lleno

En invierno siempre es recomendable llevar el depósito lleno. La razón es muy sencilla: en caso de que te quedes atascado por la nieve podrás hacer uso de la calefacción. Recordemos lo que sucedió en Madrid durante el temporal Filomena, cuando cientos de conductores se vieron obligados a pasar la noche en la carretera atrapados por la nieve. 

Distancia de seguridad

Para evitar colisiones y accidentes la distancia de seguridad es clave. Cuando hay hielo o nieve en la carretera la distancia de frenado se multiplica por diez. Por lo tanto, debes aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que circula delante para que, en caso de que frene bruscamente, puedas reaccionar de forma adecuada. 

Aceleraciones y frenadas

Cuando hay nieve en la carretera nunca es una buena idea acelerar y frenar con brusquedad. Debes llevar a cabo lo que se conoce como conducción anticipativa. Para reducir la velocidad lo mejor es que levantes el pie del acelerador, y cuando tengas que frenar, recurre primero al freno motor bajando marchas. 

Cadenas 

Y, por último, no está de más llevar un juego de cadenas de nieve en el maletero por si acaso. Circular sin ellas cuando es obligatorio conlleva una sanción económica de 200 euros y, además, corres el riesgo de quedarte “tirado” en la carretera ya que cuando nieva, en algunos casos se prohíbe el paso de vehículos sin cadenas. Para que puedas colocarlas, es muy recomendable que lleves en el coche una manta sobre la que apoyar tus rodillas, guantes para proteger tus manos del frío y una linterna.

Esto es todo lo que debes saber sobre cómo conducir con nieve de forma segura. En Generación plus somos una compañía de seguros de confianza y calidad, en la que puedes asegurar tu vehículo con todas las garantías. No somos un robot ni un comparador, sino un equipo de grandes profesionales dispuestos a ayudarte. No hay letra pequeña en las pólizas y, además, siempre tendrás la tranquilidad de que ante cualquier problema, habrá alguien al otro del teléfono para atenderte. 






Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

Te llamamos

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.