Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Arrancar a la primera

Los expertos advierten de que el parqué automovilístico en España es cada vez más antiguo, lo que implica una serie de riesgos en la conducción. Se estima que el 75% de los coches en España tiene al menos 7 años. Teniendo este dato en cuenta, resulta lógico que en esta época del año muchos de ellos no arranquen a la primera. Las causas pueden ser muy variadas, así que siempre es conveniente dejar su reparación en manos de profesionales.

Para que no falle, siempre que sea posible es mejor guardar el vehículo o a cubierto o en una calle protegida, con edificios a ambos lados. Para evitar problema, aplicar un paño caliente seco a la batería antes de arrancar. Si tu coche es de diésel, prueba a activar un par de veces los calentadores. Si en cambio es de gasolina, lo que debes hacer es cuidar las bujías. Por supuesto, el mantenimiento es clave: los filtros tanto de combustible como de aire deben estar siempre a punto.

Cuando salgas a la carretera, no te olvides de guardar en tu teléfono el número de asistencia en viaje. De esta manera, si ocurre cualquier tipo de avería o problema, podrás ponerte en contacto con expertos de manera inmediata.

¿Por qué el coche no arranca a la primera? Posibles fallos

A continuación, hemos recogido los posibles fallos por los que un coche no arranca a la primera. Las causas son muy variadas, así que, si te encuentras con este problema, ponte en contacto con expertos.

Sistema de combustible

Cuando el coche no arranca a la primera, o nada más hacerlo se apaga, en la gran mayoría de los casos se debe a un problema en el sistema de combustible. En el caso de que el indicador de combustible muestre que todavía queda una cierta cantidad, puede suceder que se haya quedado colgado en el depósito. Es fácil de comprobar, echando algo de combustible y probando a arrancar de nuevo. Hay que tener un poco de paciencia ya que el sistema de combustible cuando está totalmente vacío necesita unos minutos para ventilarse.

Sistema eléctrico

Este es otro de los motivos más habituales por los que un coche no arranca: se ha quedado sin batería. En este caso hay que llamar la grúa para que traslade el vehículo hasta un taller mecánico. La solución es sencilla.

Sistema de aire o agua

Cualquier tipo de fallo en el suministro de agua puede causar daños de carácter grave al motor. Por lo tanto, si al arrancar el motor se enciende el indicador luminoso que avisa del déficit de agua hay que apagar el motor de manera inmediata.

Sistema de aire

Aunque teóricamente es posible, lo cierto es que es muy extraño que el motor de un coche falle a causa de un problema con el sistema de aire. Cuando un determinado elemento se queda atascado en el filtro de aire, el motor no recibe la cantidad de oxígeno que necesita. Un fallo que por lo general se puede detectar de forma previa ya que aumenta el consumo de combustible.

Sistema de transmisión

Un fallo en el sistema de transmisión es una de las averías más graves que puede sufrir cualquier vehículo. La consecuencia más directa es que el motor se apaga como por arte de magia, y no vuelve a arrancar. Si la cadena de distribución o la correa están dañadas, la reparación no consiste solo en recambiar estas piezas, sino que hay que desmontar por completo el motor.

Por último, destacar la importancia de prestar un buen mantenimiento al vehículo para minimizar el riesgo de fallo.






Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

Te llamamos

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.