Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

5 consejos rápidos para evitar aquaplaning

En los meses de invierno es habitual que las inclemencias del tiempo afecten a nuestra forma de conducir. Que haya mal tiempo no quiere decir que debamos dejar de conducir, simplemente que debemos extremar las precauciones y estar mucho más atentos que habitualmente.

Uno de los principales problemas de conducir con mal tiempo es el llamado quaplaning, que viene el efecto que se produce al recorrer una superficie llena de agua, y el vehículo pierde la tracción, provocando por tanto la perdida también del control del propio vehículo.

Aunque en la academia se habla bastante del aquaplaning, lo cierto es que muchos conductores acaban teniendo problemas con las carreteras mojadas.

Da igual si eres un conductor primerizo o tienes años de experiencia en tus espaldas, lo cierto es que es algo a tener en cuenta, y de las cosas que más accidentabilidad produce.

Por eso, aquí tienes 5 consejos rápidos que ayudarán a que no tengas problemas y reducir los riesgos en caso de aquaplaning:

  1. Ten siempre en buen estado la presión de tus neumáticos, y esta operación la debes realizar cada cierto tiempo. Normalmente la presión de los neumáticos puede ser una fuente de problemas y accidentes varios, por eso no cuesta nada pasarse de vez en cuando por cualquier gasolinera con aire para hacer una pequeña revisión y puesta a punto.
    Nunca una acción tan pequeña y rápida puede salvar tantas vidas.
  2. Nada de asustarse o perder la calma. Una de las principales causas de colisiones por mal tiempo se produce por los nervios de los conductores, es un efecto secundario pero que se debe tener en cuenta.
    En este sentido, si algo sucede, mantener la sangre fría y no ponerse nervioso hará mejorar la respuesta de nuestro cerebro, y también que nuestras acciones sean mucho más racionales y seguras.
  3. No pisar el freno bruscamente. Si se ha perdido la tracción en las ruedas, lo mejor es dejar que el coche continúa avanzando sin brusquedad hasta que vuelva a conseguir tracción en las ruedas.
    Muchos conductores pisan el freno hasta el fondo, y justamente por este efecto pierden aún más el control del vehículo.
    De hecho, si vemos que nos acercamos a un charco enorme, lo mejor es moderar la velocidad soltando poco a poco el acelerador y realizando movimientos suaves con el volante si son necesarios.
  4. Siguiendo el hilo del punto anterior, es esencial que mantengas el volante lo más recto posible. Notarás tirones y que se quiere mover, pero debes mantenerlo lo más recto posible.
    Si te encuentras en una curva, es evidente que vas a tener que efectuar algún giro, en este caso deberás intentar que los giros sean lo más suaves posibles, y con la menor velocidad posible.
  5. Parar. No hay mejor previsión y acción contra un aquaplaning que no conducir. Si el tiempo empeora y se pone muy complejo el continuar conduciendo, lo mejor es reducir la marcha, estacionar y esperar un rato a que mejore el tiempo.

    En los tiempos de los móviles, podemos ver rápidamente la previsión del tiempo en la zona, y si no tenemos móvil, mirar el cielo suele ser una forma también bastante práctica de conseguir saber que tiempo tenemos encima.

    En todo caso, la evaluación del estado de la carretera se vuelve esencial, y por tanto, a veces puede no ser un tiempo totalmente adverso, si no que la carretera no está en las mejores condiciones. También al revés, puede ser que una carretera en perfecto estado permita forzar la maquina un poco más.






Habla con nosotros

Solicita gratis tu presupuesto

Te llamamos

¿Dónde estamos? Encúentranos

Solicita más información

De Lunes a Jueves 09:30 a 19:00 horas.
Viernes 09:00 a 15:00 horas.